Image default
Bitcoin Blockchain criptomonedas ethereum Halving Minería PoS PoW

Rentabilidad de la minería de criptomonedas en 2020: ¿es posible?



Las métricas de rentabilidad minera se basan en un puñado de factores que regulan la dificultad y la emisión, estos están codificados en los atributos de la blockchain, por lo que es predecible trabajar con ellos. Si bien la predictibilidad no siempre es un sinónimo inmediato de rentabilidad, le da a una blockchain ciertos parámetros en los que confiar al predecir cuándo la minería de criptomonedas se volverá rentable, a qué nivel de precio y a qué nivel de dificultad durante el ciclo de emisión.

Algunas criptomonedas, como Bitcoin (BTC), pasan por ciclos de emisión con eventos como el halving, o reducción a la mitad de la recompensa por bloque minado. En el caso de Bitcoin, el halving ocurre una vez cada 210,000 bloques, aproximadamente cada cuatro años, hasta que se haya minado el suministro máximo de Bitcoin fijado en 21 millones.

Esta característica, de dificultad autoajustable, proporciona un incentivo para que un minero individual se una o abandone la red según el nivel de precios actual de Bitcoin. Juntos, estos incentivos crean una curva de regresión de precios logarítmica, que representa un tipo de promedio de cambio de Bitcoin y, por lo tanto, la predictibilidad de la rentabilidad en el ciclo de emisión actual. Si el precio de Bitcoin cae por debajo de esta curva de regresión donde el resultado final está aproximadamente alrededor de media móvil de 200 semanas en este ciclo de emisión, casi todos los mineros deberían tener una pérdida neta. Si el precio se mantiene por encima de esta cifra, al menos algunos de los mineros deberían obtener una ganancia neta.

La dificultad de la minería de Bitcoin se encuentra actualmente en un máximo histórico entre 110 y 120 millones de terahashes por segundo (TH/s), lo que indica que se ha agregado una gran cantidad de nueva capacidad de minera a la red, pero dado que el precio no se ha recuperado por completo de la caída causada por la aparición del COVID-19, deberíamos esperar que la mayoría de los mineros estén temporalmente registrando perdidas. Sin embargo, si el precio de Bitcoin aumenta nuevamente en el ciclo de emisión actual y entra en una corrida alcista, el riesgo económico que los mineros habrían asumido en ese momento debería ser recompensado en gran medida.

La minería de Ethereum ha estado, durante ya un tiempo, entre las más rentables en el espacio de las altcoins principalmente debido al alto precio promedio de su token. Sin embargo, Ethereum como red tiene un enfoque principal en la construcción de una blockchain con un propósito ligeramente diferente en comparación con Bitcoin. Ethereum es una plataforma de contratos inteligentes. Si bien la minería anteriormente ha apoyado a la red en la fase en la que no se usaba ampliamente para realizar transacciones, en el futuro, la red se verá obligada a asumir nodos de staking (participación) como validadores para proporcionar suficiente capacidad para realizar transacciones. A largo plazo, esto puede tener un efecto positivo en la minería si asumimos que la minería se eliminará gradualmente. Se predice que una cantidad sustancial de monedas se bloqueará en el staking, lo que hará que el precio suba.

La participación es un mecanismo que permite a los usuarios depositar algunas de sus monedas en una dirección de staking propiedad de un nodo validador y esta las bloquea durante un período de tiempo. El nodo validador luego asegura la red produciendo bloques en relación al número de monedas depositadas en ella. Los bloques se producen de acuerdo con un mecanismo de votación codificado que calcula la recompensa de participación a partir de la cantidad total de monedas dentro de la red para cada nodo.

El precio de la electricidad es un factor determinante en la rentabilidad de la minería. Actualmente, la mayoría de los mineros industriales residen en países con electricidad barata en acuerdos de compra de energía con los productores de electricidad que van desde la energía hidroeléctrica hasta la solar. Sin embargo, la mayoría de los mineros minoristas dependen principalmente de las fluctuaciones de los precios minoristas y deben calcular este factor en sus inversiones. Además, el precio de la electricidad no es un factor a la hora de minar altcoins rentables con rigs basados en GPU.

Los precios de los equipos (para minar) tienden a fluctuar según los ciclos de precios. En lo más bajo de cada ciclo, comprar equipo es relativamente asequible, pero hacia el pico de cada ciclo, es posible que el equipo no sea asequible si no que tampoco esté disponible. En este punto, probablemente sería rentable asumir un riesgo moderado en la minería, especialmente en la minería con GPU. Solo en lo que respecta a la rentabilidad, la minería de Bitcoin probablemente requeriría una inversión más allá del alcance de la mayoría de los mineros minoristas en el costo inicial para ser notable en el pico de este ciclo de emisión.

Además de solo generar ganancias, la minería es una forma de producir monedas sin necesidad de tener un historial previo. Para los usuarios que se preocupan por su privacidad, la minería representa la libertad económica, haciendo accesible un medio de pago sin vínculos con una entidad específica. Esta característica única solo está presente en las criptomonedas de prueba de trabajo (PoW) y conecta a muchas personas al margen de la sociedad con casos de uso a menudo legítimos para el mundo en general, actuando como garante de los derechos humanos y sociales.

Para algunas organizaciones, mantener una blockchain con una pérdida nominal puede actuar como una inversión, ya sea al respaldar servicios rentables o al mantener la infraestructura para ejecutar servicios para uso público. En los sistemas heredados, este tipo de arreglo es comparable al servicio público o una empresa de servicios básicos.

Si bien ofrecer una utilidad puede ser una ventaja para una red de entidades que se ejecutan en una blockchain autorizada o una blockchains de PoW destinada a un uso bien definido, en blockchains públicas abiertas, a largo plazo, se puede suponer que los mineros operan con fines de lucro. Con los ajustes de dificultad y la rentabilidad en blockchains públicas con un valor de utilidad significativo como Bitcoin, la minería puede verse como un negocio rentable en el futuro previsible.

El único factor creíble que puede alterar el status quo en la minería de criptomonedas basadas en PoW en este momento parece ser la introducción teórica de la computación cuántica generalizada con suficientes herramientas accesibles para crear un incentivo para atacar las blockchains públicas. Sin embargo, este tipo de riesgo puede exagerarse porque existen algoritmos de prueba de computación cuántica y es probable que se desarrollen precisamente para mitigar un riesgo que surja de este factor bastante predecible.

En este sentido, la minería probablemente no será rentable en el próximo mercado alcista, pero será más relevante en formas que no solo son económicas.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y negociación implica un riesgo, los lectores deben realizar su propia investigación al tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Iskander Khasanov es un trader y minero de criptomonedas. Se estableció primero como empresario inmobiliario y luego se involucró en el negocio de las criptomonedas en 2016. Iskander es el director de la comunidad, Crypto Accelerator, y comparte ideas sobre la adopción masiva de criptomonedas.

Sigue leyendo:



Source link

Related posts

¿Pequeñas empresas vencerán las grandes si utilizan blockchain?

thenoticiasbitcoin

Los mercados de cripto deberían autorregularse cuando sea posible

thenoticiasbitcoin

Operador de terminal canadiense se une a TradeLens de Maersk e IBM

thenoticiasbitcoin